02/05/13 msn estilo de vida (Glam Out)

It's love time: lugares para la primera cita

Siempre hay una primera vez. El encuentro, la invitación, la noche a solas. Puede ser el principio de una aventura, el comienzo de una vida de a dos o un fiasco más. ¿Dónde ir? Entre miles de bares y restaurantes, te damos nuestros elegidos.

Desde Glam Out recorrimos el mapa de restaurantes y bares de Buenos Aires buscando lugares nuevos y clásicos ideales para el encuentro de dos. Aquí están, estos son: nuestros 15 elegidos para tu primera cita de 2013.
Burguer Joint (Borges 1766).
Para los que quieren todo lo contrario a una cena con velas y música baja, este es el lugar: ruidoso, gente que entra y sale, paredes escritas por los clientes, servicio exclusivo en la barra y, para comer, solo hamburguesas. Para colmo, lo mejor para tomar es birra y de litro. Entonces, ¿por qué lo pusimos? Primero, porque es nuevo (tiene un par de semanas) y eso siempre juega a favor de la sorpresa. También, porque está en el centro de Palermo (te da caminos de salida a varios buenos bares), es barato (comés por $50) y que tiene un clima rústico y rockero que puede ser atractivo para los que huyen de los estereotipos románticos.

Mullu (Ricardo Rojas 451, Tel.: 4311-2812).
La cocina peruana va bien para una primera cita tanto en el trash del Abasto como en el corazón de Palermo. Camba el prespuesto y el estilo. Mullu está en Retiro, es nuevito y es de los restaurantes más caros del género, pero también de los que valen cada peso que se paga. Entre las ventajas están las porciones grandes (con una entrada y un principal comen dos), la ubicación está bastante escondida (entre el Marriott Plaza, el Parque San Martín y el Kavanagh) y el tamaño reducido del lugar le da calidez a la cena. Otra ventaja: la cocina peruana ofrece opciones vegetarianas sin necesidad de definirse como tal.
Platos ligeros, perfectos para continuar una noche de pasión
.
Cork (Colectora Este Km. 40,5, Del Viso, Provincia de Buenos Aires, Tel.: 02320-407600). Los bares cerveceros suelen ser rústicos, reos y hasta un poco toscos en la ambientación. Cork también lo es, pero suma un deck precioso con mesas al aire libre y está ubicado en medio de una especie de bosquecito de árboles añosos que le da un clima encantador. El resto lo hace la excelente cerveza que elaboran en el lugar y una carta de comida sin sutilezas pero con platos que se bancan las potentes IPAs tiradas. También suma el juego de probar todas las opciones de cerveza, compartiéndolas. Una opción distinta para los que andan por Zona Norte y quieren salir de los restaurantes de los grandes centros comerciales.
he Sensi (Tucumán 422, Tel.: 15-6224-0142).
Sobre los restos del cerrado Le Bar unos jóvenes dieron vuelta todo y armaron un bar que borra las huellas de su antecesor, aunque mantiene esa modernidad que le era característica. Buen uso de los espacios de la hermosa casona antigua, barra bien provista, atención amable y cuidado tanto en los tragos clásicos como en recetas originales. Gran primera cita post trabajo llegando caminando directo de la oficina. ¿Ventajas? Arrancás temprano con toda la noche por delante.

Florería Atlántico (Arroyo 872, Tel.: 4313-6093).
Subtarreneo, secreto, con aires portuarios e historias de viajeros e inmigrantes, y una barra que lo atraviesa de punta a punta, con flores, vinos y vinilos para llevar. Todo, en una de las calles más lindas de Buenos Aires. Tal vez no haya mejor lugar hoy en la ciudad para una primera cita. Los tragos son de Tato Giovannoni y tiene un gran equipo al frente del servicio, con Martín y Emilio Bruno y el venezolano Wilfredo Campos en la barra. Lo que se cocina se prepara a la parrilla, en un pequeño espectáculo a la vista del comensal. Maravilloso.

El Refuerzo (Chacabuco 872, Tel.: 4361-3013).
Dos años cumplió en febrero el lugar que reinventó la bohemia de San Telmo a fuerza de aperitivos con ingredientes, picadas, cocina casera y mozos de mostrador repasador en mano, esperando con una sonrisa a los habitués. Si encontrás una de las dos mesas que están en la vereda, o una de las dos que están tras la ventana, la cita puede ser perfecta. Por poca plata te haces un festín épico de Cynar, Cinzano, Amargo Obrero, Pineral o el Negrosi, trago insignia de la casa. Si la noche sigue, la última copa de la noche vayan a tomarla a Doppelgänger, que tiene carta con muchas novedades.

Pony Line (Posadas 1086/88, Tel.: 4321-1728).
Pony Line es un todoterreno elegante, sofisticado y moderno, bueno para reunión de trabajo, para unas copas con un amigo y también para una cita. Lo mejor, su carta de tragos, con base clásica pero vuelo de autor, sus platos para acompañar los cócteles, ricos y abundantes y sus precios, razonables y bastante por debajo de otros hoteles 5 estrellas. Un trago sale $65, un plato de barra ronda los $50/60 ¿Cócteles? Sí rotundo al Dirty & Smoky Martini (Bombay Sapphire, Cinzano Extra Dry, Talisker, salmuera y naranja) y al Chinese Daiquiri (Bacardi Superior, Canton Liqueur, lima y pomelo).

Aipim (Reservas a
info@aipim.com.ar o naiara@aipim.com.ar). El pequeño restaurante de la calle Thames fue una de las mejores aperturas de 2012, pero súbitamente cerró. ¿Qué pasó? Esa fue la pregunta de muchos que lo habían elegido para ir a cenar o por sus buenos brunch de domingo. Por suerte, lejos de desaparecer el lugar se mudó a la casa de Nadia, la cocinera y creadora del lugar. El encanto es el mismo pero a puertas cerradas, con objetos y libros recopilados en los viajes de la cocinera, clima íntimo y una cocina a la vez sabrosa y delicada. Hay lugar para solo 12 personas, el menú es de 5 pasos, abre de jueves a sábados y suma buenos vinos y cócteles a la propuesta. El menú con vinos sale $280.

Bar du Marché (Nicaragua 5946, Tel.: 4778-1050). Los clichés a veces sirven. París, la bohemia, una botella de vino especial, un disco, la noche de Palermo, la tabla de quesos, las mesas chicas y las luces bajas… Todo eso es parte del espíritu de Bar du Marche, el lugar perfecto para ir de a dos, sin ánimo de cenar sino más bien pasar un rato maravilloso. De día, el lugar funciona como café, pero de noche cambia y se pone íntimo y romántico. Un consejo: después de la copa de vino, caminen por Arévalo, una de las calles más lindas de esa parte de Palermo.

Doppio Zero (Soldado de la Independencia 1238, Tel.: 4899-0162). Abrieron y abren muchos restaurantes italianos, pero este sigue siendo uno de los mejores para ir. Sencillo, agradable, con muy buena cocina y precios justos. El ambiente puede no parecer el más romántico pero está muy bien para esas citas en las que no querés atemorizar a nadie con una super producción. Decile sí a los risotti (siempre hay uno sugerido y algún otro en carta), a las pastas rellenas caseras, todo con un servicio cuidado. Se puede pedir recomendación de vinos a Mariano, sommelier y dueño del lugar y, al final, dejar el corcho en la pared como recuerdo de la velada.
Sirop Folie (Vicente Lopez 1661, local 12, Tel.: 4813-5900).
Agustina es ama y anfitriona del restaurante del pasaje Vicente López, también la que mueve los hilos del servicio, siempre atento a las parejas que están de cita. Marzo es perfecto para reservar una mesa al aire libre, sino los boxes del interior (especialmente los que están al fondo) son un refugio para una charla íntima. ¿Platos? Mágicos ravioles de papa y albahaca con una manteca al ajo que no deja aliento; también un delicioso asado al Malbec. “La hamburguesa es sexy para comer con la mano, para mí la chica que se anima a eso suma”, dice Agustina, recomendando uno de los mejores platos del lugar. La anfitriona aprendió a preparar un Very Dirty Martini que puede ser la apertura de la cena.
Sucre (Sucre 676, Tel.: 4782-9082). ¿Un restaurante? Muchos prefieren en la primera cita ir a un bar, menos comprometido, más relajado y dejar la cena formal para un posible segundo encuentro. Sin embargo, otra buena opción es ir a un restaurante pero quedarse sentado en la barra. Eso ofrece Sucre, renovado en los últimos meses y con una de las mejores nuevas cartas de tragos de la ciudad. El responsable es Nicolás Castro, que sumó, entre muy buenos cócteles, dos que son imperdibles:
The Other Side
(grappa, Jägermeister, Dubonnet, Angostura Orange) y el Gordon Sumer (Cynar, Hesperidina, higos, albahaca y limón). Acompaña, claro, la genial carta de Trocca y las carnes de pastura cocinada a la leña. Todas delicias para encender el amor.
Cocu (Malabia 1510, Tel.: 5467-9876). Anais, Adrien y Morgan son franceses y responsables de abrir esta boulangerie en la esquina de Malabia y Gorriti. Cuentan que hasta trajeron de Francia la masamadre con la que elaboran cada día el pan. ¿Por qué elegirlo para una primera cita? Porque puede ser un buen plan invitar a tomar el té, extender la charla entre pain au chocolat (muy rico) y brioche, y de ahí seguir camino a un bar vecino como Soria, y de ahí a otro como 878 y de ahí a dónde la noche les encuentre un lugar.
Aramburu (Salta 1050, Tel.: 4305-0439).
Gonzalo Aramburu ha hecho crecer su restaurante por dentro, agrandando la cocina, haciendo aún más acogedor el salón y trabajando con delicadeza sobre sus platos. El resultado es el éxito de público que tiene. No es nada barato (lo contrario) pero es uno de los grandes menúes degustación de la ciudad porteña. Ver a los cocineros en la pecera, entre humos y fuegos, le suma un placer extra a la experiencia. El barrio, reo, marginal y con hermosos edificios escondidos, agrega otro ingrediente a la visita.
Moreneta (Moreno 477, Tel.: 4331-1428). ¿Qué mejor que ir a un restaurante que sólo abre una noche? Bueno, en realidad abre los mediodías, pero solo una noche por semana con un menú especial. El lugar es sencillo y agradable, y está en el casco histórico de la ciudad. Dentro, Luciana Conte y Sebastián Raggiante, cocineros y pareja, preparan un menú en pasos diferente cada viernes.