28/10/12 Página / 12 :: Radar

Rincón parisino en Palermo

Rincón parisino en Palermo


Bar du Marche, quesos, sushi y hamburguesa. En materia gastronómica, París se define por sus pequeños cafés, bares y bistrós, un entramado múltiple de lugares que sostienen la rutina local del café al paso, la copa de vino, el aperitivo y el plato del día. En Buenos Aires, en cambio, la tradición francesa se tradujo en excelentes restaurantes, pero que suelen ser caros, lujosos y exclusivos. Por suerte, Bar du Marche se corre de ese lugar, se aleja del lujo y toma como modelo los pequeños bares de los barrios parisinos, sin que esto signifique perder elegancia ni una sobria sofisticación en la propuesta.

Bar du Marche está en Palermo, pero en esa zona del barrio que aún mantiene cierta calma. El lugar tiene mesas de madera, una barra de mármol blanco, dos grandes espejos sobre los que escriben etiquetas recomendadas y el menú del día, logrando un clima entre informal e íntimo. A pesar de haber abierto hace unas pocas semanas, ya muchos de los que entran saludan a los camareros, en una muestra de clima barrial. En un extremo de la barra hay un tocadiscos y una selección de vinilos. “Los que quieren pueden elegir la música; antes lo hacía yo, pero estoy con mucho trabajo”, cuenta Leo, encargado de día y a cargo del lugar junto a su hermana Mariela. Entre los discos flamantes e históricos hay álbumes de The Kooks, The Black Keys, The Beatles y, ya para crear otro clima, L.A. Woman de The Doors, Machine Head de Deep Purple o Back in Black de AC/DC. Una colección tan ecléctica como interesante.

Cada mesa está cubierta por un papel blanco impreso en negro con algunos de los platos que definen la propuesta: soup, salades, tartines, oeuf mi cuit, croissants o fromages. Los quesos son seleccionados entre lo mejor del mercado local, y se ofrecen en tablas con dos, tres o cinco opciones. Se puede elegir entre camembert, gorgonzola o gouda de leche de vaca, crottin de chavignol, montañés o saint maure de leche de cabra o idiazabal de oveja. También hay jamón de Parma, pastrami y jamón cocido natural.

La carta es corta y variada: incluye sandwich en pan de brioche de salmón, sésamo y lima, tartine de jamón crudo y tomates confitados y omelette nature con ensalada verde. Más sorpresiva es la hamburguesa casera con papas fritas y el sushi, que se sirve en una sala aún más pequeña en el primer piso, con reservas y por la noche. Lo anuncian como “Sushi de M”, ya que Bar du Marche comparte un socio con el reconocido restaurante M ubicado en la calle Balcarce.

Cada día hay un menú para el almuerzo que, por $ 60, ofrece un plato grande de sopa casera, una tarta, una copa de vino y un decanter con agua, acompañado por buen pan fresco. Una propuesta íntima, amigable y de tono afrancesado. Un lugar apto para todo momento del día.
Por Martin Auzmendi

Bar du Marche queda en Nicaragua 5946. Teléfono: 4778-1050.
Horario de atención: lunes a sábados de 9 a 24.